Title

Title

Por favor ingresa o regístrese.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Anuncio aquí.

Autor Tema: El poder de la fe  (Leído 35 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Trivio

El poder de la fe
« : 18 de marzo de 2018, 10:05:52 am »
Si se le pregunta a los creyentes por que Dios no se manifesta a los humanos, la respuesta clasica es: - Dios quiere que se crea en el por fe.
 
   Este capricho de Dios, realmente curioso e inexplicado,  no lo aplica equitativamente con todos sus pretendidamente iguales hijos.
   La primera excepcion son los profetas: Dios se manifiesta a ellos y luegos les manda que ellos comuniquen su voluntad al resto de los mortales. Como es evidente, si el resto de los mortales, que en realidad son hijos segundones (quizas bastardos, a saber), no son aleccionados por Dios: ¿Como saben que es ceirto qlo que dice el profeta?
   La segunda excepcion es Jesucristo, el propio Dios hecho hombre (ojo aqui: hombre, no mujer). Si hubiera apelado a la fe pura y simple, Jesucristo no hubiera pasado a la historia: para ser creido adorno su predicacion con una parafernalia de milagros sin igual. Pero si hay milagros, ¿donde queda la cacareada fe? En este punto son mucho mas coherentes los musulmanes, ya que Muhammad no hizo ni un solo milagro.

Yo, que me declaro incredulo, o se, creyente ateo o agnostico, porque el recurso a la fe me parece un absurdo, me tambalearia en mis convicciones si viera como se suceden a  mi alredor la cantidad de milagros que hizo Jesucristo. Peo los pongo en duda por muchas razones. Una de ellas es la siguiente: ¿Donde quedaron aquellas multitudes que lo seguian, testigos de sus milagros Y que lo aclamaron como mesías al entrar en Jerusalen, cuando Herodes les dio a elegir entre el (presentado como inocente) y Barrabas (presentado como criminal)?

    Dios, pues, al parecer ante la inutilidad de todos los profetas que habia elegido hasta entonces, decidio hacerse hombre y difundir personalmente su predicacion. Temiendo quizas que su predicacion no seria mas escuchada que la de sus profetas si la basaba en la pura fe, decidio argumentarla con milagros hasta entonces inauditos. Asi estuvo un año paseando entre Galilea y Judea. ¿Cuanta gente tuvo oportunidad de escucharlo? Varios miles, todo lo mas. Dios, con su amor infinito, ignoro al resto de los quizas trescientos millones de humanos. Y luego se esfumo, ignorando a los miles de millos que vendrian despues. Unos y otros, provados de su persona y sus milagros, quedaron de nuevo obligados a la fe pura. Unos y otros esperando que les fuera predicado Jesucristo, no ya por el propio Dios en persona, sino por discipulos, y discipulos de los discipulos, etc. y asi durante dos mil años.

- No pasara esta generacion sin que mis palabras se cumplan-, atribuyen los evangelios al Dios-Jesus.No es ya la fe carente de milagros (omo la de los musulmanes), de los primeros cristianos, sino una super fe, ciega y muda ante la corrupcion de las instituciones religiosas, la que se necesita trescientas generaciones despues.